Stories

page-banner

Superando el dolor

Claudette

Perdí a mi marido un año antes del comienzo de este nuevo siglo, y estuve deprimida durante las dos décadas siguientes. Durante la mayor parte de ese tiempo estuve medicado, fui a varios psiquiatras, pero a pesar de eso, todavía me sentía deprimido. Ya no era yo mismo, y las píldoras me marearon, me confundieron y aumenté 20 kilos. Intenté hacer dieta, perdí peso pero mi mejora no duró mucho. Me sentí enfermo, tanto en mi cabeza como en mi cuerpo. Lo que me hizo seguir adelante fue el apoyo de mi familia y amigos, siempre estuvieron ahí y derramamos muchas lágrimas juntos.

Me cuidó, me quiso, me apoyó, ¡pero me sentí tan culpable por haber encontrado esta felicidad! Ya no sentía que tenía derecho a ser feliz. Todos a mi alrededor me decían que no debía pensar así y que debía empezar a vivir mi vida de nuevo. Ya era hora. Tenía este hombre maravilloso en mi vida ahora, y necesitaba construir una nueva vida. Tenían razón, era increíble. Incluso cuando volví a ganar mucho peso, nunca lo mencionó, sólo me amaba incondicionalmente.

Pero no podía dejar pasar todo lo que estaba pasando por mi cabeza. Tenía que hacer algo con mi peso. Mi médico me recomendó que viera a un nutricionista, el profesor B. Estoy tan contento de haberle escuchado. Me escuchó contar mi historia, muy cuidadosamente. Cuando terminé de contarle mi historia, se sentó a mi lado y me dijo que intentar seguir la dieta podría no hacer nada. En realidad, sabía lo que podía comer y lo que no era bueno para mi cuerpo. Ese no era el problema. El problema era psicológico. Me aconsejó que viera a Delphine, una especialista en regulación emocional Tipi.

Nunca había oído hablar de él antes, pero quería probarlo. Mi compañero vino conmigo a mi primera sesión en enero de 2018.

 

No ha sido fácil. He estado llorando mucho. Delphine me pidió que le contara una situación reciente en la que había sentido esta pena. Después de escuchar los detalles de esta situación, me pidió que cerrara los ojos y prestara atención a las sensaciones que sentía a través de mi cuerpo. Las lágrimas corrían por mi cara. Mis palmas estaban sudorosas, mi garganta estaba apretada, y tenía un nudo en el estómago. Me aseguré de sentir cada una de estas sensaciones y dejarlas pasar. Cuando abrí los ojos, me preguntó cómo estaba, y luego lo hizo de nuevo. Esta vez no me salieron más lágrimas, sentí menos dolor en mi cuerpo, pero aún así, mi garganta estaba apretada, mi estómago seguía anudado y apenas podía respirar. Dejé que todos estas sensaciones evolucionasen y desaparecieron.

Abrí los ojos. Delphine me preguntó cómo me sentía. ¡Me sentí mejor!

Luego repetimos el proceso una tercera vez. Estaba tranquila, no había lágrimas, mis manos estaban normales, la tensión había desaparecido, el nudo en el vientre había desaparecido y mi respiración era tranquila. No sentí nada doloroso. No podía creerlo. Mi compañero me dijo que tenía que confiar en lo que sentía y me animó a volver para otra sesión la semana siguiente. Lo hice, ¿y sabes qué? Me alegro de haberlo hecho. Cada vez que pienso en mi marido, en vez de sentir este peso de la pena, tengo tantos recuerdos felices de nosotros juntos que me vienen a la cabeza de forma natural. Su foto en mi habitación ya no causa emociones negativas. Me siento bien.

Gracias al profesor B. y a Delphine. Gracias Tipi.

Compartir, repartir



Volver a las historias