Stories

page-banner

Big-Bang

Manon

Los últimos diez años de mi vida han sido muy caóticos. Probablemente porque sufrí muchos traumas en mi niñez – mi madre fue diagnosticada con cáncer cuando yo tenía sólo 9 años, mi padre era alcohólico, era física, psicológica y sexualmente abusivo. Mis padres se divorciaron dos años después y yo cuidaba de mi madre mientras iba a la escuela.

Luego, cuando tenía 15 años, mi madre murió.

Mi vida cambió de nuevo. La pequeña infancia que tuve, desapareció. Durante los siguientes 2 años, me fui a vivir con la tía de mi padre y luego me mudé a vivir por mi cuenta. Fue entonces cuando las cosas cambiaron para mejor. Conocí al hombre que se convertiría en mi marido y estaba decidida a vivir mi nueva vida «normalmente». Volví a la escuela y me gradué dos años después.

Ese logro me hizo pensar que lo tenía todo bajo control, pero tristemente, mis demonios me estaban alcanzando. Las cosas cambiaron de grandes a muy malas. Después de unos meses, me hospitalizaron.

La violencia que había sufrido de mi padre volvía en forma de flashbacks, pesadillas y dolor físico que invadía mi cuerpo.

Había visto a mi padre siendo violento con mi madre, pero ahora tenía recuerdos de su violencia contra mí.

Pensé que me estaba volviendo loca.

Asistí a varias sesiones de regulación emocional Tipi, que me permitieron, con el tiempo, calmar estos recuerdos. Después de cada regulación, tuve la impresión de que podía ver mejor, oír mejor, escuchar mejor y sentirme mejor. Estaba viviendo una nueva presencia en la forma que quería.

Una de las regulaciones que recuerdo muy bien era sobre el ruido. Los ruidos en mi habitación del hospital, no podía manejarlos.

El ruido más insoportable era el del radiador. Me trajo de vuelta a una escena del pasado. Era tan horrible.

Delphine, la persona que me acompañó para regular mis emociones, me pidió que me centrara en el momento en que la emoción era más fuerte. Nunca lo olvidaré, porque cuando me acerqué al ruido del radiador fue como si toda la violencia de mi padre se hubiera condensado en ese ruido.

Inmediatamente, Delphine me pidió que cerrara los ojos y expresara las sensaciones físicas que sentía en mi cuerpo. Le dije que mi corazón latía rápido, que tenía náuseas, que tenía un nudo en la garganta, que me sentía agitada y que respiraba anormalmente rápido. Repetimos este mismo proceso dos veces, pero con diferentes sensaciones en mi cuerpo, hasta que mi cuerpo se calmó.

Luego volví a mi habitación del hospital. El radiador estaba encendido pero, por primera vez, el ruido sólo me perturbó ligeramente y no surgieron escenas del pasado.

Finalmente pude deshacerme de algo que me llevaba al pasado en contra de mi voluntad.

Gracias a Delphine y al aprendizaje de la regulación de mis emociones, ahora puedo seguir con mi vida con la certeza de que nunca más los recuerdos traumáticos se apoderaran de mí. A pesar de la violencia de mi padre y la ausencia de mi madre, me siento viva y estoy viviendo el momento. Me siento como quiero sentirme.

Ese pozo sin fondo me quitó la vida durante 16 años, no más. Ahora puedo vivir mi vida y es gracias al descubrimiento de la regulación emocional Tipi.

Todo lo que quiero decir es ¡GRACIAS!

Compartir, repartir



Volver a las historias