Stories

page-banner

¡Buen provecho!

Lucille

Yo era una niña muy alegre, curiosa y con una gran sed de conocimiento. Desde temprana edad aprendí a leer y a cocinar. Me gustaba especialmente comer porque era codiciosa, ¡lo que hacía feliz a mis padres! Pero en la universidad, a la edad de 12 años, sufrí de anorexia. Al principio, mi médico de cabecera dirigió mi tratamiento, pero la situación se complicó más de lo esperado y me atendieron en el hospital americano. Aunque me recuperé bastante rápido, la presión de los exámenes de graduación de la escuela secundaria superó mi frágil remisión y caí en anorexia por segunda vez. Esta vez, me afectó aún más. Estuve hospitalizado en el Hospital Robert Debré y acompañado por Delphine, una profesional Tipi.

 

La regulación emocional Tipi me ha acompañado a lo largo de mi viaje hacia la recuperación y ha jugado un papel importante en mi recuperación. De hecho, las regulaciones emocionales me ayudaron a desbloquear una serie de problemas emocionales. Por ejemplo, cuando tenía ganas de comer y empezaba a comer mejor, no me gustaba que hubiera gente a mi alrededor durante las comidas. Así que abordamos este problema mediante la regulación emocional Tipi. Fue uno de las regulaciones más importantes que hice, fue esencial porque me permitió dejar de avergonzarme por las miradas de los demás. Fue esencial en mi viaje para recuperar una vida «normal».

Hace tiempo que hago esta regulación emocional, pero la recuerdo bien. Delphine me pidió que encontrara una situación concreta en la que la gente me mirara mientras comía. Sólo con hablar de ello, sentí sensaciones en mi cuerpo, pero me pidió que las dejara pasar, así que las dejé pasar y muy rápidamente se calmaron solas.

El cambio que siguió tuvo un gran impacto. Ya no me avergonzaba cuando la gente me miraba. Esto fue muy importante: significó que pude continuar mi viaje de curación, lo que no habría sucedido si me hubiera avergonzado cada vez que alguien miraba mi plato. Ahora me siento realizada, ya sea con mi familia, mis amigos o mis estudios.

La regulación emocional Tipi ha cambiado ciertamente mi vida y me ha permitido llegar a ser plenamente yo mismo superando mis problemas. Lo sigo practicando en mi vida cotidiana, cuando surge la necesidad: cuando tengo problemas en mis relaciones con los demás, en la amistad, el amor u otros… En mi opinión, es un método que podemos y debemos utilizar a lo largo de nuestra vida porque se puede adaptar a diferentes experiencias, a diferentes emociones y, sobre todo, a diferentes problemas.

Compartir, repartir



Volver a las historias